recetasoriginales.com.

recetasoriginales.com.

Currywurst con kimchi: la innovadora mezcla de Alemania y Corea

Introducción

La gastronomía es una muestra más de cómo la globalización aporta importantes beneficios a todos los rincones del planeta. Ya no solo se trata de viajar para conocer diferentes lugares, sino también para probar la variedad de sabores y platos que cada cultura tiene para ofrecer. En este sentido, Alemania y Corea del Sur han dado un interesante paso al frente, creando una combinación única en la que la conocida currywurst se fusiona con el picante sabor del kimchi coreano. La innovadora mezcla de ambas culturas en un solo plato es una delicia para el paladar, y en este artículo te enseñamos cómo prepararla directamente desde tu hogar.

¿Qué es la currywurst?

Es cierto que la currywurst no es tan conocida como otras comidas típicas alemanas, como la salchicha de Baviera o la chucrut, pero es igual de popular en las calles alemanas. Se trata de una salchicha a base de cerdo, cortada en pedazos y bañada en una salsa de ketchup, curry en polvo, y a veces con un poco de vinagre. La salsa, que es el secreto de la currywurst, le da un sabor distinto a la salchicha, lo que la convierte en un plato muy atractivo, tanto para los turistas como para los locales.

¿Qué es el kimchi?

El kimchi, por otro lado, es uno de los principales platos de Corea del Sur, que se ha extendido a nivel mundial en los últimos años. Se trata de una especie de ensalada que tiene como ingrediente principal la col china, a la que se le añaden otras verduras como zanahoria, rábano, o pepino. Posteriormente, se le añade una mezcla de pimientos, especias, y otras variedades de salsa para darle un sabor picante. El sabor fuerte, pero muy sabroso del kimchi se debe a la fermentación que sufre la mezcla, por lo que resulta fresco, crujiente, y algo salado.

La mezcla de ambos platos

A pesar de que ambos platos son muy distintos, la innovadora mezcla de la currywurst con el kimchi coreano se ha ganado un lugar especial en las calles alemanas, gracias a su sabor, textura, y el equilibrio perfecto entre el dulce y el picante que aporta la currywurst y el kimchi respectivamente. A continuación, te dejamos la receta de este delicioso plato para 2 personas:

Ingredientes:

  • 2 salchichas de cerdo para la currywurst
  • 1 taza de kimchi
  • 2 cucharadas de aceite de girasol
  • 1 taza de agua
  • 1 cucharada de miel
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de vinagre de arroz
  • 1 cucharada de jugo de limón fresco
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • Sal y pimienta al gusto
  • Cebollino picado y sésamo para decorar

Preparación:

  1. Prepara las salchichas a la parrilla o en una sartén antiadherente, hasta que estén doradas por ambos lados. Luego, córtalas en rodajas de aproximadamente 2 cm.
  2. En una sartén, añade el aceite de girasol y caliéntalo a fuego medio-alto. Añade el kimchi y saltea por 2 minutos.
  3. En un tazón grande, mezcla el agua, la miel, la salsa de soja, el vinagre de arroz, el jugo de limón, y las especias hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.
  4. Añade la mezcla anterior a la sartén con el kimchi, y revuelve todo hasta que se cocine por completo. Agrega las rodajas de salchicha, y revuelve delicadamente para que la salsa quede bien integrada en ambos ingredientes.
  5. Sirve en un plato, y decora con el cebollino picado y un poco de sésamo. ¡Listo para comer!

Conclusión

La fusión cultural de la currywurst con el kimchi coreano ha dado como resultado un plato único en el mundo, lo que representa una muestra del gran potencial que tiene la combinación de sabores de diferentes culturas en la gastronomía. Esta mezcla es una muestra más de cómo los límites a nivel culinario se están rompiendo, lo que nos permite probar una gran variedad de alimentos de diferentes culturas sin la necesidad de viajar a diferentes países. Así que, ¿por qué no probar cosas nuevas y experimentar con nuevos sabores? Quién sabe, tal vez puedas descubrir la próxima gran combinación culinaria que se vuelva popular en todo el mundo. ¡Buen provecho!